Si quieres ser emprendedor puede que quieras leer esto…

¿Cómo algo que te apasiona se puede convertir en tu trabajo?

Muchos tenemos la duda de cómo algo que nos apasiona se puede convertir en nuestro trabajo, y no solo nuestro trabajo, sino vivir de ello. La verdad es que para eso tenemos que tener la fuerte convicción de alcanzar nuestra meta y salirnos de lo común.​

En nuestra actualidad las cosas ya no funcionan como antes. El ritmo de vida es diferente. Las oportunidades que se presentan cada vez son más amplias y variadas. De nosotros dependen los resultados que tengamos. Siempre ha sido así, pero ahora más que nunca podemos elegir tener el trabajo que nos apasiona, que nos haga sentir vivos y a la vez que nos dé la satisfacción de estar aportando algo de valor al mundo. Porque de eso va la era en la que nos ha tocado vivir, de aportar valor a nosotros mismos y a nuestra sociedad.

Cualquier camino que tomemos va a depender directamente de nosotros: de nuestro esfuerzo, de nuestra dedicación, de nuestra energía o codificación y de nuestras creencias (más codificación)​. Me estoy refiriendo no solo a las cosas que hacemos o sentimos de manera racional sino a esa parte inconsciente que se pasa el tiempo marcándonos un rumbo sin que apenas nos demos cuenta.

Si todo nuestro ser, nuestra energía está centrada en un objetivo y todas nuestras mentes creen en él ​como algo posible de conseguir, entonces conseguiremos nuestro objetivo, por muy remoto o difícil que parezca de alcanzar.

Pero, ¿por qué a veces parece que es tan difícil?

Está claro que tenemos que lidiar con una serie de barreras u obstáculos que a veces nos hacen dudar. El día a día sin más trae una oleada de información que nos hace dudar de nuestras posibilidades, e incluso, nos hace dudar de si eso que tanto deseamos puede ser bueno para nosotros, si es lo correcto, si no será una tontería o un capricho, y lo más importante, si eso en lo que tanto deseo invertir mi esfuerzo y mi trabajo me va a reportar el suficiente dinero para vivir. 

Hay un viejo paradigma que todavía está muy presente: "Las cosas suponen un gran esfuerzo."​ Pero realmente el esfuerzo muchas veces no está en hacer algo físico, sino en aparcar o derrumbar las ideas y las premisas mentales que te dicen que eso no es posible o no es bueno para ti, esas que te dicen que lo que buscas es arriesgado o que no es lo que necesitas para sentirte bien. 

Hoy día todavía se busca la estabilidad, y cualquier cosa que sale de ahí, por lo general da mucho miedo. A lo mejor a ti directamente no pero a tu entorno sí le ocasiona mucho estrés y esa energía muchas veces termina contagiándote en forma de dudas y malestar.

La sociedad (al menos buena parte de ella) está semirobotizada. Comer, dormir, trabajar y pagar deudas. Hacer todos lo mismo, lo común. Estos son una inmensa mayoría que suponen ser una fuerza y un paradigma instaurado muy sólido y definido. Si tú tratas de ir contracorriente buscando algo que te satisfaga, no tardan en llegar las primeras dudas de si te estarás equivocando o no.

Tenemos miedo al fracaso, a equivocarnos, a tardar en conseguir nuestros objetivos. Queremos resultados inmediatos porque algo dentro de nosotros desea creer que efectivamente se puede vivir como soñamos, tenemos prisa porque nos lo queremos demostrar a nosotros mismos y callar las bocas de la gente que nos rodea, demostrarles que se puede hacer y tener un trabajo que te apasiona que te da mucho más que la satisfacción de un ingreso económico, en definitiva, demostrar que nuestros sueños son alcanzables.

Con lo cual nos damos cuenta de que los primeros que tenemos dudas con el camino que deseamos tomar somos nosotros mismos. Ser escritores independientes o ser emprendedor del área de trabajo que te apasiona es posible en media en que tú creas ​que es posible.

¿Qué es lo que tú deseas para tu vida?

Olvídate de todos y de todo. Escucha lo que deseas en tu interior para tu vida y, cambia tu mente: 

  • 1.# Aprende a dejar de "ver para creer". Ahora cree en lo que sueñas para poderlo ver hecho realidad. Cree para ver.​
  • 2.# No trates de demostrar nada a nadie, ni siquiera a ti mismo, porque cuando sigues tu brújula interior y vas a por esa misión, ese sueño o deseo personal que nace dentro de ti, algo en tu interior ya tiene las pruebas necesarias que le dicen que ese es tu camino y que vas a conseguir esa felicidad plena que supone recorrer el trayecto y llegar a tu meta. Una parte de ti sabe que aunque no lo puedas ver y palpar hoy, mañana sí podrás hacerlo.
  • 3.# Ten paciencia. Tómate ​las cosas con calma, es decir, ten confianza, porque cuanta más prisa tengas en alcanzar los resultados más tarde suelen aparecer. 
  • 4.# Se constante. La constancia es una virtud que se aprende con dedicación y deseo, poniendo el foco de atención en aquello que deseas conseguir y en la acción que tengas que llevar a cabo para alcanzarlo.
  • 5.# Disfruta del camino. Disfruta de todo lo que hagas, ya que el trabajo debe ser una diversión constante. Cuanto más te guste mejores resultados lograrás, tanto para ti como para las personas que te rodean.
  • 6.# Recuerda escucharte a diario, seguir fielmente a tu instinto por muy irreal que parezca, loco o temerario para tu sensación de estabilidad.​
  • 7.# Amplía tu zona de confort. Amplía fronteras, atrévete a dar pequeños pasos que te lleven cada vez más lejos. Aunque sean pequeños pueden aportarte ese crecimiento personal que te va a llevar a tus objetivos. Aprende, investiga, implementa, desarrolla y sobre todo, cree. 
  • 8.# Y piensa en cómo puedes servir a los demás con eso que tú tanto deseas conseguir. En el fondo estamos aquí para crecer individualmente y a la vez, para poder ayudar a los demás en lo que podamos. Pero claro, para poder ayudar antes tenemos que habernos superado a nosotros mismos.​ Te dejo un artículo que escribí hace unos meses por si te interesa: Ayudar y ser ayudado.

En resumen...

Si tú ves que es posible (aunque no sepas cómo), si crees en ello, lo imaginas y sobre todo, si lo sientes, ¡adelante, ve por ello!​

Y como dice un fragmento del libro El monje que vendió su Ferrari:

"las cosas se crean dos veces, primero en la mente y luego en la realidad".

Te dejo una pregunta para que reflexiones:

¿Cómo te gustaría ser recordado?

.

Artículos enlazados en este artículo


¿Lo compartes?

Puedes dejar tu comentario más abajo.

Muchas gracias y nos vemos pronto.

 

 

 

Click Here to Leave a Comment Below

A %d blogueros les gusta esto: