Prioridades en el trabajo

¿Cuál es tu objetivo número uno?

Nuestro objetivo número uno tiene que ser ofrecer un producto de calidad o un buen servicio, por eso hoy vamos a hablar de algo que es muy básico pero que en algunas ocasiones pasamos por alto, a veces por prisas, otras veces por descuido o, incluso, por ignorancia.

Tenemos que recordar siempre que, por lo general, en nuestra vida debemos ofrecer siempre lo mejor de nosotros mismos pero, en este caso, como emprendedores con mayor motivo deberemos ser fieles a esta premisa. La calidad de nuestro trabajo, de nuestro producto y/o de nuestro servicio será lo que hable por nosotros. Da igual las buenas intenciones que tengamos a la hora de poner en marcha un proyecto, también da igual si tienes mucho trabajo o no, tus clientes te siguen a ti y a tu trabajo porque creen en que les puedes ofrecer valor o soluciones a sus vidas. De manera que es importante que marquemos siempre prioridades.

¿Qué atender primero, lo importante o lo urgente?​

Siempre lo primero que deberemos atender es lo importante.

En este caso tu producto es lo más importante, tu servicio a tus clientes, tu constancia para estar siempre cerca de ellos, el valor que les ofreces, los problemas que les resuelves...

Da igual si tenemos muchas cosas que hacer, o estamos enfrascados en otros proyectos. Si por ejemplo, acostumbras a dar información en tu web una vez a la semana o cada quince días, debes cumplir con ese servicio. A lo mejor a priori en apariencia a ti no te aporta “nada” y solo te fijas en que empleas tiempo, creatividad... pero no te quedes en eso, lo que estas construyendo con tus seguidores o clientes es algo muy valioso, la confianza, y sabes que la confianza no se consigue en dos días.​

Debemos que definir qué es lo importante para nosotros.

Ser fieles a nuestra palabra es un punto importante que debemos cuidar. Sin embargo, no debemos atender ese compromiso de cualquier modo.

En el caso de nuestros productos o servicios pasa lo mismo, hay que darles la importancia que se merecen y no descuidarlos. Es importante por tanto ofrecer siempre un producto de calidad. Y si no lo ofrecimos al principio deberíamos irlo mejorando sobre la marcha.​

Ya sabemos que para conseguirlo deberemos dedicarle tiempo, trabajo y dinero. Pero después de esa dedicación vas a ver que ha merecido la pena.

En resumen, podemos decir que lo importante es cuidar lo que ofrecemos como emprendedores. Nuestros servicios, nuestros productos, a nuestros clientes y a nuestros seguidores.​

Cuidemos nuestros productos y nuestros servicios, ellos son los que nos representan en el mundo.

Click to Tweet

Si lo deseas puedes dejar tu comentario más abajo.

¡Nos vemos pronto!​


Click Here to Leave a Comment Below

A %d blogueros les gusta esto: