Identifica tus ladrones de tiempo

Creo que todos sabemos que los mayores enemigos que podemos encontrar a la hora de hacer cualquier cosa somos nosotros mismos. Nos pasamos la vida echando balones fuera y culpabilizando a los demás de nuestros fracasos, retrasos, o malos resultados, pero en realidad nosotros somos los únicos responsables de nuestro tiempo. Hoy vamos a hablar de esos “ladrones de tiempo”, esos factores o personas a quien culpabilizamos de que nosotros perdamos el tiempo y no hagamos las cosas que tenemos que hacer.

Sabiendo esto, vamos a identificar a nuestros “ladrones de tiempo”:

1. REDES SOCIALES:

Creo que es nuestra distracción número uno. Las redes sociales se han convertido en una parte más de nuestra vida. No es de extrañar entonces que nos cueste tanto desconectar de ellas para hacer nuestro trabajo. En cualquier caso, hay cosas que requieren mucha concentración y dedicación, y estar interactuando en las redes sociales a la vez que se hacen estos trabajos es contraproducente. No avanzas, te distraes, lo haces mal, no sabes por donde ibas, te toca volver a empezar, se te va el guión de lo que querías decir... En fin, cuando trabajes procúrate un espacio desconectado de las redes sociales.

2. LLAMADAS TELEFÓNICAS:

¿Cuántas veces te has puesto a hacer un trabajo y de repente te ha entrado una llamada de teléfono? Para mí la solución es no contestar. La mayoría de las llamadas no son de carácter urgente. Suele ser un familiar o amigo queriendo hablar un rato. Está genial hablar con ellos pero fuera de las horas de trabajo. Si estoy trabajando y me llaman por algo importante y no contesto, de seguro que me volverán a llamar. Sino, dejarán un mensaje en el contestador o me mandarán un mensaje escrito, y en ese caso, ya valoraré yo el grado de urgencia de la llamada.

3. PROCRASTINACIÓN

¿Cuántas veces te has puesto a hacer cosas que no eran lo que tenías en mente? Uno de nuestros mayores enemigos (y esta vez a cara descubierta) es nosotros mismos con nuestras perezas o miedos. En multitud de ocasiones, o por lo menos en mi caso me ha pasado (y sé de otras personas que también), nos ponemos a hacer cosas que no son verdaderamente importantes para hacer otras más amenas, cómodas o irrelevantes. Haz lo importante lo primero.

4. FALTA DE ORDEN Y ESTRUCTURA

Hace poco puse una entrada indicándote 12 beneficios de estructurar tu trabajo. Sin duda una de las principales repercusiones de no estructurar tu trabajo y no tener una agenda que recoja tus actividades, es la perdida de tiempo y las vueltas sin sentido hacia ningún resultado. Para evitar esta falta de estructura, hazte con una agenda y anótalo todo por orden de importancia.

Te invito a leer aquí los 12 beneficios de estructurar tu trabajo.

5. DORMIR MUCHAS HORAS

En este punto me centro en dormir demasiado y no en el hecho de cuándo es cuando duermes. Hay personas que trabajan mejor a primera hora de la mañana y otras que se sienten más frescas a últimas horas de la noche. En general, sea como sea evita dormir demasiado. Descansa según el cuerpo te lo pida pero no le acostumbres a dormir mucho más de 8 horas. Cuando tienes un gran objetivo estás deseando saltar de la cama para ponerte en marcha. Si ves que tu cuerpo no recoge esa excitación pregúntate si falta algo que termine de darle aliciente a tu plan o proyecto. Si falta algo, encuéntralo e incorpóralo a tu proyecto para que en vez de 8 horas, tu cuerpo sólo quiera dormir 7.

6. COMIDAS PESADAS

La dieta es muy importante en general en nuestra vida y en nuestra salud, pero cuando estamos trabajando además debemos estar despejados, agiles y sentirnos ligeros. Si comes cosas pesadas eso provoca que baje tu rendimiento, que te sientas pesado, soñoliento, o sin energía durante un buen rato. Come ligero, come sano, hidrátate, sal a pasear una hora o haz algo de ejercicio que te ayude a estar estimulado y vigoroso. Empieza a eliminar de tu dieta la proteína animal, los procesados, los dulces y los refinados y céntrate cada vez más en una dieta rica en fruta, verdura, frutos secos y productos ecológicos sin procesar.

7. ESTAR CON GENTE DISTRAIDA O DISPERSA

Está visto y comprobado científicamente que la influencia de los demás nos afecta. Si estás con gente responsable, organizada y eficiente, tú vas adquiriendo esos hábitos y te vas volviendo igual. Si por el contrario estás con personas desordenadas, irresponsables e ineficientes, tus actitudes se van a convertir en algo similar. Aléjate por tanto de las malas influencias. En su lugar trabaja con personas que también estén concentradas y centradas en lo que quieren, o si eso no es posible, trabajo sólo.

8. APUNTAR LAS COSAS

Para mí se convierte en un problema cuanto tengo una gran idea y no la apunto y luego se me olvida. Después paso largo rato tratando de recordar los detalles de en qué consistía. Igual que con las ideas que nos surgen, también pasa con las cosas que aprendemos o con la información que encontramos. Estamos rodeados de información y de estímulos que nos hacen más difícil que podamos retener una idea o un concepto por mucho tiempo a no ser que lo repitamos o lo llevemos a la práctica. Una forma de evitar esa perdida de tiempo es anotar todo lo relevante que pase por tu cabeza en una agenda o cuaderno. Acostúmbrate a llevarlo siempre contigo, porque nunca sabes dónde va a aparecer la inspiración o la información que necesitas.

9. TELEVISIÓN Y PROGRAMAS BASURA

¿A parte de la distracción que supone, has pensado alguna vez los beneficios que puede tener ver la televisión? Es una pena pero por lo general, más que beneficios la televisión nos distrae, nos quita tiempo, nos contamina los pensamientos, nos baja la vibración, o nos desorienta de nuestros propósitos. Evita ver muchas horas a la semana la televisión. Evita los programas basura, evita los telediarios y las cosas que contaminen tu vibración.

​En el fondo...

 Lo que nos rodea no es otra cosa más que la energía que nosotros manejamos. Si nosotros estamos descentrados de nuestro objetivo van a aparecer un montón de “ladrones de tiempo” que nos pongan de evidencia esa dispersión. Es decir, vamos a ver reflejado fuera (en nuestro entorno) el estado de vibración que tengamos dentro.

De manera que si quieres ver prosperar tus proyectos céntrate en lo que quieres. Verás que cuanto más centrado estés menos ladrones de tiempo aparecerán en tu vida.

Si quieres que prosperen tus proyectos céntrate en lo que quieres. Si estás centrado tendrás menos ladrones de tiempo

Click to Tweet

EN RESUMEN...

Enfréntate a tus ladrones de tiempo​

1. Desconéctate de las redes sociales cuando estés trabajando.

2. Contesta las llamadas de teléfono después de acabar el trabajo.

3. Abandona la procrastinación

4. Estructura tu trabajo.

5. Duerme las horas justas

6. Come ligero y sano.

7. Trabaja con personas centradas o solo.

8. Apunta todo lo que se te ocurra o que aprendas.

9. Sustituye la tele basura por documentales o libros.        

¿Y tú ya sabes cuáles son tus ladrones de tiempo?

Si lo deseas deja tu comentario abajo.


Y si te ha gustado, recuerda compartirlo con tus amigos en


Trabajobbie, compartir y crecer juntos!

Click Here to Leave a Comment Below

A %d blogueros les gusta esto: