He escrito mi libro, y ahora, ¿qué hago?

¿Editorial o autoedición?

La semana pasada hablamos de 6 motivos de por qué escribir tu libro y publicarlo. Esta semana hablaremos de qué podemos hacer después de tener ya nuestro libro escrito, en el caso de que te animes a publicarlo, claro.

Yo doy por hecho que sí, así que vamos a hablar de las posibilidades que tenemos.

La eterna pregunta... "y ahora, ¿qué hago con mi libro?"

Todos los escritores, cuando acabamos de escribir nuestro libro, cuando lo hemos repasado y creemos que está listo para que el mundo lo vea, nos preguntamos lo mismo, "y ahora, ¿qué hago con el libro?".

A veces te lo planteas mientras estás todavía en el proceso de escribir, otros se lo plantean incluso antes de haberse sentado a ello, pero sí, todos nos planteamos lo que debemos hacer para que nuestro libro llegue a donde deseamos que llegue.

En mi caso, y creo que en el de todos los escritores noveles, mi mayor meta (al principio) era la de que una editorial me publicara la obra. Y sí, eso es una opción, pero a día de hoy no sé si es la más positiva para nuestros objetivos.

Cuidado con los contratos de las editoriales

No quiero que nadie se enfade conmigo con lo próximo que voy a decir, pero es un riesgo que debo correr. Si tu intención es meramente la de presumir diciendo que una editorial ha publicado tu obra, quizá porque consideras que eso le va a dar más caché, adelante. Entonces sí es una buena opción, pero ten cuidado con lo que firmas.

Normalmente las editoriales te atan con contratos que les benefician a ellos, pero, a los escritores no tanto. Te piden los derechos de autor, a veces (casi siempre), por unos plazos muy altos. Ceder tus derechos de autor a una editorial, como se ve muchas veces, por cinco años, considero que es un suicidio.

Es importante también estudiar todo lo relacionado con las regalías (beneficios que te llevas de tu obra), cómo te la van a pagar, cuándo, qué porcentaje.

¿Has pensado en traducirlo a otros idiomas? En ese caso, mira también que condiciones tienes en el contrato con respecto a la reproducción y explotación de tu obra en español y/o en otros idiomas.

Los derechos digitales y de impresión son otra de las cosas que deberías tener en cuenta. A lo mejor te interesa que la editorial gestione tu obra en tapa blanda, tapa dura o como sea, pero no que gestionen tu libro en formato digital. Cada vez más escritores con una dilatada experiencia y trayectoria dentro de la escritura y las editoriales está recuperando sus derechos digitales. Un ejemplo de ellos sería Matilde Asensi, que actualmente publica sus obras en formato digital a través de Amazon.

Hay editoriales que te piden que colabores con ellos para sacar adelante la primera edición. ¿Estás dispuesto a pagar las cantidades que te puedan pedir?

Mi experiencia con las editoriales...

En mi caso, una buena editorial, ya con sus años de trayectoria y demás, me dijo que le encantaba "Un regalo familiar", y que querían publicármela. Cuando estábamos hablando de las condiciones y del contrato me dijeron que tenía que hacer una pequeña colaboración para la primera edición. Para las siguientes ediciones ya no sería necesario, correrían ellos con todos los gastos, pero para la primera, como era la más "arriesgada", debería colaborar con ellos. Cuando me mandaron el contrato vi que la "pequeña" colaboración a la que se referían era, ni más ni menos, que de 4000 €. (No se me ha escapado un cero, no. Cuatro mil euros.)

Si te interesa publicar con una editorial no te olvides de que estás firmando un contrato, y ese contrato tiene que ser positivo para ambas partes. Es un negocio, tienes que negociar también tus condiciones hasta llegar a un acuerdo con el que estés satisfecho.

Recientemente he tenido una nueva oferta de una editorial. Y tengo que admitir que respecto a las condiciones muchos las quisieran para ellos, aunque es muy probable que termine rechazando también esta oferta sin ni siquiera sentarme a negociar...

Y, ¿por qué te cuento esto? Porque después de todos estos meses, más de un año y medio desde que publiqué mi primera novela, mi perspectiva con respecto a las editoriales ha cambiado mucho. Si me llegan a ofrecer el contrato que ahora mismo tengo en stand by, lo hubiera firmado con los ojos cerrados y me hubiera sentido la mujer más afortunada de la Tierra. Pero las cosas van cambiando, y mis prioridades  y formas de ver el mercado, también.

Deseo dar un trabajo de calidad a mis lectores, ellos son lo más importante, pero me doy cuenta de que el producto y la calidad que mis obras puedan tener, ya se lo estoy dando, sin necesidad de una editorial.

Si trabajas con una editorial (casi mejor dicho, si trabajas para una editorial), ellos deberían aportar algo de valor al trabajo, ¿no? En este caso, muchas editoriales ni revisan la obra, ni mejoran la portada, ni otras cosas... ni ayudan en, algo también muy importante, como es la difusión de la obra. Simplemente toman el trabajo del escritor y lo explotan, hacen negocio con él y le dan una limosna.

En ese caso, ¿para qué necesitas una editorial? ¿Para presumir de que una editorial te ha publicado la obra? En ese caso, le doy la enhorabuena a tu ego.

Y, ¡ojo! no digo que esté mal hacer negocio, sino que, para ceder tu trabajo a una editorial ya tienen que ofrecerte unas condiciones inmejorables, si no es así, realmente merece la pena publicar la obra por tu cuenta. Pero repito, siempre tendrás que valorar tú tus preferencias y quedarte con lo que más te interese.

No pienses que tengo "mala suerte", porque, además de que eso no existe, podría citarte a otros escritores que se han encontrado con peores experiencias que la mía.  

La autopublicación

Cuando acabas de escribir un libro, la primera sensación que tienes es la de que ya has terminado el trabajo, pero no. Después del libro, viene la revisión, la portada, la sinopsis, la búsqueda de editorial o en otros casos, aprender a autopublicar.

Autopublicar un libro no significa que no debamos cuidar los detalles o ser profesionales, tanto en el contenido como en las formas. Hay profesionales que nos pueden ayudar en algunas de esas tareas (corrección, maquetación, publicidad...). Esto sería delegar parte del trabajo para que puedas seguir haciendo lo que mejor se te da, escribir.

Ahora bien, si por el motivo que sea, decides hacerlo tú, necesitarás más tiempo, pero los resultados pueden ser también positivos.

Sea como fuere, piensa en la posibilidad de presentar tu libro, llevarlo a varios puntos de venta, ponerlo en tiendas online... Te aseguro que sobre la marcha irás aprendiendo cómo hacer las cosas.

Los beneficios que puedes encontrar a la hora de autopublicar tu obra es que en todo momento tienes el control sobre ella: cuándo la publicas, cuándo editas una modificación, cuántas unidades vendes, cuándo te pagan las regalías...

En una próxima entrada te hablaré sobre la autopublicación con Amazon y con Createspace.

¡¡Feliz escritura!!


Deseo que este artículo te haya motivado un poquito en tu camino de escritor.

Si lo deseas puedes dejar tu comentario más abajo.

¡Nos vemos pronto!​

Click Here to Leave a Comment Below

A %d blogueros les gusta esto: