El aroma de las azucenas en la oscuridad

Mara Urnoba nos presenta:

El aroma de las azucenas en la oscuridad

¿En qué te inspiraste para desarrollar la historia?

Es complicado responder a esta pregunta, ya que el libro lo componen tres grandes historias muy diferentes. La primera, que se titula FLORES EN LA SOMBRA, es una novela corta estructurada en relatos corales y me inspiré en la vida de mi padre y en parte de mi familia más cercana. Mi padre, al igual que Alonso, el personaje principal de esta historia, tuvo una vida trágica desde que le arrebataron a su madre cuando tenía solamente cinco años. Perdió a su madre en plena guerra y cuando nació su primera hija le puso su nombre y dieciséis años más tarde también la perdió, pero en un accidente de tráfico. Fue muy duro para él, y también para mi madre. No todos los acontecimientos de esta primera historia son verídicos, también hay ficción. Por eso no es un libro autobiográfico.

La segunda historia, CRISTALES ROTOS, que es otra novela corta, es más actual en el tiempo y me he inspirado en mis sentimientos hacia la sociedad actual y hacia el comportamiento de los políticos en particular. Llevamos casi diez meses de elecciones y mientras los partidos discuten cuestiones de procedimientos sobre apoyos políticos muchos españoles siguen sufriendo las consecuencias de la crisis, pero también de unos recortes que están afectando a los más desamparados. Desgraciadamente sigue habiendo desahucios. Muchos ancianos que ayudaron a sus hijos hipotecando la única vivienda que poseían están siendo desalojados de sus casas, pero también familias enteras con niños pequeños que lo han perdido todo, hasta la dignidad. Veo una sociedad rota, corrupta, donde los gobiernos no ayudan verdaderamente a los más necesitados, sino que se lucran, y eso hace que me sienta frustrada e impotente, como todos los personajes de esta historia. Y cuando te sientes así eres tan frágil como un cristal y puedes caer en las manos de cualquier organización. Cuando lo has perdido todo, te agarras a un clavo ardiendo. Un terreno muy peligroso.

La última historia, que se titula MIEL Y TOMILLO, MI NIÑA es un relato extenso y un homenaje a los familiares que cuidan a seres queridos que sufren alzhéimer, esa terrible enfermedad que te roba los recuerdos.

¿Por qué les gusta tu libro a tus lectores?

La verdad es que no se si les gusta o no, porque apenas tengo comentarios sobre este libro en concreto. Pero lo gente que lo ha leído, incluso antes de publicarlo en Amazon, me decía que está escrito con el corazón y lleno de sentimientos y que les había gustado mucho el tono poético de los relatos.

¿Que querías transmitir? ¿Invita a reflexionar sobre algún área de la vida?

​Los sentimientos más profundos en diferentes circunstancias: el dolor, el desamparo, el abandono, la desesperación, la soledad, el maltrato, la indignación, pero también la aceptación y la esperanza.

Sí, que la vida es demasiado efímera y hay que vivirla intensamente demostrando el amor que sentimos hacia las personas que nos importan, sin proyectar una vida futura que no sabemos si llegará. El futuro no existe, siempre he creído que es una invención del capitalismo​.

¿Para qué tipo de lectores está escrito, y por qué pensaste en ese tipo de público?

​Para ninguno en particular. Este libro es producto de una necesidad interior. Necesitaba liberarme de algunos sentimientos que me oprimían y no me dejaban respirar.

Dinos un personaje del libro con el que te sientas identificado y por qué.

Hay dos: Alonso y Felisa. Alonso, porque está basado en la vida de mi padre. Y Felisa, la madre de Alonso, porque es la personificación de una abuela que nunca conocí.

¿Cuánto tiempo tardarte en escribirlo y publicarlo?

Unos cinco meses. Mientras lo escribía no tenía intención de presentarme al concurso de autores indie, pero lo terminé cuando ya estaba abierta la convocatoria, así que decidí presentarlo porque me animaron mis lectoras cero.

¿Qué ha supuesto para ti escribir este libro?

​En la primera historia, rememorar episodios dolorosos de la vida de mi padre. Recuerdo cómo se tragaba las lágrimas cada vez que nos hablaba de su madre. Nunca lo vi llorar, pero el día que murió mi hermana lo vi hundido en la desesperación y fue la primera vez que lo vi frágil, totalmente roto.

SINOPSIS


El aroma de las azucenas en la oscuridad

EL AROMA DE LAS AZUCENAS EN LA OSCURIDAD es un libro estructurado en tres partes diferenciadas donde utilizo diferentes técnicas narrativas y he intentado plasmar la importancia de los sentimientos y del amor por encima de todo, pero también la superación ante las adversidades. Las dos primeras partes (Flores en la sombra y Cristales rotos) son dos novelas cortitas con un eje de unión común: el dolor y el sufrimiento de los personajes. Miel y tomillo, mi niña es la tercera y última parte. Dedico este relato a todos los que sufren alzhéimer, una enfermedad que borra los recuerdos de quienes la padecen.

La primera historia, Flores en la sombra, la más larga de las tres partes del libro, está narrada a varias voces e invito al lector a recomponer la vida trágica de Alonso, una vida escondida en cada uno de los pedazos que el lector lee y que va encajando en su cabeza, al igual que las piezas de un puzle. Un día de 1937, en plena guerra civil, dos hombres irrumpen en casa de Alonso y se llevan a su madre. Solo tiene cinco años. La recordará todos los días a pesar de los intentos de su madrastra, y de su padre, para olvidarla. Se enamorará, se casará y tendrá hijos, pero el recuerdo de ella permanecerá siempre, hasta el día de su muerte.

Fragmento de El aroma de las azucenas en la oscuridad

Querida madre:

Dicen todos que ya soy un hombre. Supongo que me miran con los ojos del amor. Ya tengo diez años y paso más tiempo en los hornos que en los libros. Sé que te hubiera gustado tener un hijo ilustrado, pero la mujer de padre dice que el conocimiento no me ayudará a llenar el estómago. No sé si tiene razón. Tampoco me importa. Cuando vuelvo a casa, después de pasar intensas horas en la panadería de Jaime esculpiendo las masas y horneándolas, me imagino que me contemplas desde la distancia, henchida de orgullo. Y no puedo evitar que mis labios dibujen una sonrisa en el aire. La que sueño que atrapas con la mirada. No te puedo olvidar. No quiero. Ni pienso hacerlo. Por mucho que se empeñe la que un día se esposó con padre.

(…)

Tengo dos hermanos, bueno, «hermanastros», pequeñajos e irritantes, en cuyas venas recorre la misma sangre que la mía. Y no los quiero por eso, sino porque son inocentes. Los cuido. Los protejo. Yo soy el mayor, pero no el patriarca. Aunque lo parezco. Ellos estudian y juegan. Yo trabajo y te busco. Porque no te he olvidado. Te sueño todas las noches. Sin falta. Con la misma intensidad de creer que algún día te encontraré. Y sigo teniendo la misma pesadilla: aquellos hombres arrancándome de tu falda para que te dejara marchar… Y todavía me veo tirado en el suelo, llorándote. Veo tu cara blanca y limpia clavada en mis pupilas. Y tus labios lanzándome besos en el aire.

Un saludo de la autora a los lectores

Quiero aprovechar para agradecer a todos los que me siguen y me alientan a continuar escribiendo.

PUNTOS DE VENTA


El aroma de las azucenas en la oscuridad

Encuentra

El aroma de las azucenas en la oscuridad.

en:

Número de páginas: 172

Click Here to Leave a Comment Below

A %d blogueros les gusta esto: