Después de tantas penas

Ana Medrano nos presenta:

DESPUÉS DE TANTAS PENAS

¿En qué te inspiraste para desarrollar la historia?

Mientras escribía “En el lugar de siempre” (la segunda novela de la serie Nena Castelao), se llevaban a cabo en Lugo las investigaciones del caso “Carioca”, una trama de prostitución y corrupción que terminó con la detención de más de cuarenta personas relacionadas con esa supuesta red que operaba en la provincia desde hacía tiempo. En ella no sólo se vieron involucrados proxenetas y dueños de clubs de alterne, también miembros de la Guardia Civil, de la Policía Municipal, funcionarios de Extranjería… El caso me llamó la atención y leí todo lo que encontré en periódicos, radio y televisión sobre él: ese fue el inicio de “Después de tantas penas”

¿Por qué les gusta tu libro a tus lectores?

Porque es real. Las situaciones y los personajes pertenecen a nuestro día a día, son fácilmente reconocibles. Las historias que cuento no son extraordinarias, no suceden en lugares extremos y los protagonistas no son especiales, podrías ser tú, tu primo, tu vecina., tratan de nuestra vida. Yo creo que a los lectores les resulta fácil y, de alguna manera, refrescante poder identificarse con los personajes; reconocer los sitios, las emociones, las reacciones…

¿Que querías transmitir? ¿Invita a reflexionar sobre algún área de la vida?

Desearía que mis libros removieran al lector, le hicieran pensar sobre situaciones de la vida cotidiana a las que no prestamos atención pero que realmente son muy importantes. El día a día no nos deja tiempo para meditar, a veces ni siquiera nos permite saber si lo que tenemos es lo que realmente queremos… Este libro forma parte de una serie, en el primero “Y en nosotros nuestros muertos” hablé sobre la protección de nuestro patrimonio artístico y cultural, el segundo “En el lugar de siempre” trata del miedo, el miedo en general: a amar, a cambiar, a escoger, a perdonar… “Después de tantas penas” gira sobre el tráfico de personas. Todos estos temas merecen nuestro tiempo y reflexión.

¿Para qué tipo de lectores está escrito, y por qué pensaste en ese tipo de público?

Yo creo que para todo tipo de lectores. No lo he escrito para ningún público en particular. Es obvio que no es literatura infantil o juvenil pero a partir de los dieciséis o dieciocho años cualquiera puede leerlo. Mis lectores no pertenecen a ningún rango de edad o sexo determinado. Es algo que me alegra mucho, la verdad, poder llegar a gente tan diferente es muy enriquecedor.

Dinos un personaje del libro con el que te sientas identificado y por qué.

No creo que me sienta identificada con ninguno en particular, depende del momento, de la situación. Todos llevan algo mío: se parecen a alguien que conozco, reproducen momentos de mi historia, de lo que he vivido… Este es el tercer libro de la serie, si empiezas por el primero “Y en nosotros nuestros muertos” puedes ser testigo de cómo crecen y evolucionan los personajes, creo que es muy interesante.

¿Cuánto tiempo tardarte en escribirlo y publicarlo?

Tardé un año en escribirlo. Tres o cuatro meses en corregirlo y otros tres en publicarlo. Para la corrección y publicación cuento con ayuda. No podría hacerlo sola.

¿Compartes con nosotros alguna anécdota relacionada con tu libro?

Pues tiene que ver con el asunto de los anónimos, pero me acabo de dar cuenta de que no te la puedo contar porque destriparía el final del libro…. Jajajaja… Lo siento.

¿Qué ha supuesto para ti escribir este libro?

Cada novela que escribo en una pequeña victoria. Escribir es parte de mi proyecto de vida y me siento muy orgullosa de ser capaz de hacerlo.

SINOPSIS


Después de tantas penas

Camino de San Tirso para celebrar el Día de Reyes, Nena tiene que frenar en seco el coche para no atropellar a alguien que aparece en mitad de la carretera. Este encuentro le obligará a tomar conciencia de un mundo paralelo con el que convivimos a diario y estamos acostumbrados a ignorar.

Con la ayuda de su novio Javier y Antonio, el marido de su prima Xabela, Nena tratará de dar la vuelta a esta historia en la que la implicación de funcionarios de la Administración Pública y miembros de las Fuerzas de Seguridad, les exigirá andar con pies de plomo.

Pero ésta no será la única sorpresa de ese principio de año ya que su amiga Irene le pedirá ayuda para descifrar el misterio que esconden unos anónimos dirigidos a su hermana Esperanza y que aparentemente no tienen ni pies ni cabeza.

La implicación de Nena en ambos sucesos hará que su vida y su relación con Javier salten por los aires.

Fragmento de DESPUÉS DE TANTAS PENAS


“…Giré bruscamente el volante para esquivar la figura que acaba de aparecer en la carretera delante de nosotras. Pisé el freno y noté como perdía el control del coche. La parte trasera se desplazó hacia la derecha dibujando una circunferencia completa.

Intenté recordar las instrucciones, escuchadas centenares de veces, de cómo actuar en esos casos, pero fui incapaz. En cámara lenta fui testigo de la trayectoria errática del coche, recé para que no apareciera otro vehículo y que ningún árbol se interpusiera en nuestro camino. Cuando conseguí concentrarme frené con suavidad y el coche, milagrosamente, me obedeció, repetí la maniobra dos veces más hasta que paró por completo. Nos habíamos quedado cruzadas en mitad de la carretera.

Miré por el retrovisor, Lola continuaba durmiendo.

—Creo que la he atropellado —atiné a decir.

—¿A quién has atropellado? —preguntó Xabela.

—Una mujer —intenté tragar, tenía la boca seca—. Había una mujer ahí en medio.

Abrí la puerta y salí del coche, las piernas se me habían vuelto de mantequilla. Agradecí la lluvia en la cara. Traté de orientarme.

Sole llegó a mi lado y me apartó con firmeza.

—Dame las llaves, hay que mover el coche.

No era consciente de haberlas guardado, tanteé insegura el bolsillo del pantalón. Estaban ahí. Se las di.

Me acerqué despacio a la cuneta utilizando mi móvil como linterna. Era noche cerrada, de luna nueva; la diminuta guadaña que rasgaba el oscuro espacio sobre nuestras cabezas más que alumbrar intimidaba. Podía notar los acelerados latidos de mi corazón en la garganta…”

Y yo aquel día tomé una que sí cambió el mío, o al menos, es lo que el destino quiso que creyera.

Después de tantas penas

Un saludo de la autora a los lectores

Para mí no hay mayor satisfacción ni mejor premio que un lector contento. Te animo a que escojas uno de mis libros. Concédeme unos párrafos… No podrás para de leer.

PUNTOS DE VENTA


Después de tantas penas

Encuentra

DESPUÉS DE TANTAS PENAS

en tapa blanda y formato digital en:

Número de páginas: 274

Género: Literatura y ficción. Suspense.

Click Here to Leave a Comment Below

A %d blogueros les gusta esto: