Cómo mejorar tu copywriting

¿Te ha pasado alguna vez de ver algo en algún sitio y decir: "¡oh, cómo mola! qué bien quedaría algo así en mi página web", o similar? Y luego, al cabo de tiempo quieres emular aquello tan maravilloso que viste pero no recuerdas prácticamente nada, ni imagen, ni texto... No recuerdas ni lo que decía, ni cómo lo decía, ni los colores, ni las formas... Solo recuerdas que te gustó y que querías algo parecido en tu web...

Pues bien, aquí te traído un truco que yo utilizo para que eso no te vuelva a pasar.​

Supongo que no soy la única que cuando va a tener que escribir algo se queda en blanco y no sabe por dónde empezar. Supongo además que tampoco soy la única que cuando está viendo contenido en una web, leyendo un libro o viendo alguna cosa por la calle se le ocurren cosas que podrían estar muy bien para su trabajo, ya sean productos, servicios o su propia página web.

Hay un truco que yo utilizo desde hace mucho tiempo y creo que también te puede servir de utilidad en esos momentos en los que "huyen" esas las buenas ideas: inspirarnos una vez más en las cosas que nos inspiraron anteriormente.

Con esto quiero decir que cuando encuentres algo que te ha inspirado nada más verlo, lo guardes en una "biblioteca particular de inspiración". ¿Cómo puedes hacer esto? Haciendo capturas de pantalla sobre aquellos contenidos, textos, imágenes o lo que sea que un día despertaron todos los sentidos y puso en marcha tu imaginación e inspiración, para que cuando otro día lo necesites, lo puedas usar nuevamente como fuente de inspiración.

Solo inspiración

No se trata de copiar lo mismo que hayas visto, pero te puede dar las ideas necesarias para darle ese enfoque que tanto deseas y que crees que puede encajar con tu trabajo y con tu público.

Se trata de adaptarlo a tu personalidad, a lo que tu eres, a lo que quieres compartir, a tu marca y/o a tu proyecto.​

Dale tu propio estilo, aporta el mensaje que tú deseas transmitir y sobre todo, siempre piensa en cómo adaptar ese nuevo mensaje o contenido a tu público. Puede que a ti te haya llamado la atención precisamente porque es lo que estabas buscando, es decir, era un mensaje para un público objetivo y tú eras parte de ese público objetivo por eso te gustó tanto, porque pensaba en lo que tú necesitabas.

Así que no te fijes solo en las formas, en el texto, sino en a quién va a llegar tu texto.

Capturas de pantalla

​Yo siempre utilizo capturas de pantalla porque me es muy cómodo y fácil. Si estás por la calle y la inspiración viene de un cartel publicitario, coge tu móvil y hazle una foto.

¿Y por qué capturarlo en una imagen y no sólo copiar el texto? Porque el conjunto del mensaje es el que ha captado tu atención y ha transmitido dicho mensaje, no solo el texto. Muchas veces tenemos un texto genial pero no llega a quien debe llegar simplemente porque el entorno que lo rodea (imágenes, colores, fuentes...), no son los adecuados. Si algo te inspira, estudia por qué te ha inspirado y luego la parte que te sirva adáptala y transfórmala en lo que necesitas.

Tu biblioteca de inspiración

Abre en tu ordenador una carpeta que te sirva de inspiración siempre que la necesites. Ésta se irá engrosando con todas las capturas de pantalla que vayas haciendo de cosas que te pueden inspirar. 

En mi caso, muchas veces hago capturas de pantalla de cosas que todavía no voy a utilizar pero que creo que en un futuro próximo sí utilizaré. Me pasa con textos y muchas veces con imágenes.

Mi recomendación es que cuando vayas por el mundo no mires el mundo solo con los ojos de público sino con los ojos del emprendedor. Esto es, que mires todo lo que hay a tu alrededor y lo analices e imagines qué forma y qué espacio podría tener dentro de tu proyecto. Hay cosas que se pueden adaptar, hay otras que no. Pero en cualquier paso sería una pena no aprovechar todos los estímulos y las interacciones que tenemos a diario para, algunos implementarlos después de una adaptación o, como poco inspirarnos. 

¿Cómo hacer capturas de pantalla?

En Windows es muy fácil, solo tienes que pinchar en el botón "Imp Pan" y copiar el resultado donde tú quieras. Yo lo pego siempre en el clásico Paint.

En el caso de los Mac, hay que apretar varias teclas, así que como nos gusta eso de hacer capturas de pantalla aquí te pongo una sobre cómo hacer una captura de pantalla en Mac.

Ya sabes, además que si estás ojeando el móvil o una tablet y es ahí donde ves tu inspiración también puedes capturar la imagen y luego pasarla a tu biblioteca de inspiración.

En resumen...

  1. Inspírate de las cosas que te rodean.
  2. Haz capturas de pantalla (o fotos si estás en la calle) para conservar el mensaje completo (colores, formas, texto...).
  3. Crea una biblioteca de inspiración en tu ordenador​.
  4. Estúdialo y adáptalo a tu proyecto recordando siempre que el mensaje le tiene que llegar a tu público objetivo.

    ¿Lo compartes?

    Puedes dejar tu comentario más abajo.

    Muchas gracias y nos vemos pronto.

     

     

     

    Click Here to Leave a Comment Below

    A %d blogueros les gusta esto: