Cómo afecta tu energía a tus ventas

¿Has escrito un libro, lo has publicado y puesto a la venta y todavía no te has hecho rico con sus ventas?

¿Te has preguntado por qué puede ser eso?

Probablemente has pensado que no sabes hacer publicidad o no sabes vender tu libro, pero ¿te has planteado que puede haber otros motivos un poco más escondidos que son los que afectan directamente a tus ventas?

Hoy vamos a hablar de cómo puede estar influyendo directamente  tu energía en el resultado de tus ventas.

Supongo que ya sabrás, porque ya te haya pasado en otras áreas de tu vida, que una cosa es lo que tú te imaginas que puede pasar o mejor dicho, lo que quieres que pase al hacer o dejar de hacer determinada cosa, y otra, a veces muy distinta, lo que en realidad sucede cuando verdaderamente lo haces. En este caso, cuando vas a escribir tu primer libro puedes caer en el "error" de pensar que te vas a forrar pero, normalmente no es así.

Mi experiencia en este sentido es la de la mayoría de los escritores que, de la noche a la mañana, escribe un libro saliendo del "anonimato" y mostrando al mundo que  no solo se dedica a x cosa, sino que tiene más aspiraciones en su vida. (Aunque esas aspiraciones sean tan "solo" el hecho de sentirte bien haciendo algo que le apasiona).​

​Bueno, como decía, según mi experiencia y la de la mayoría de escritores que publican su primer libro, éste no te va a sacar de pobre ni te va a hacer rico en dos días como pretenden muchos. Si tu deseo es dedicarte a vivir como escritor, para tu tranquilidad debo decirte que sí es posible vivir solo de las rentas que te producen tus libros (conozco a varios escritores que lo han conseguido). Si por otro lado, la escritura es algo puntual, también debes saber que aunque solo tengas un libro éste puede suponer una fuente de ingresos extra. Pero por lo general, y hablo conociendo decenas de casos, las ventas de una primera edición de un primer libro suelen ser moderadas.

Hay escritores a los que tener más o menos ventas no es su principal objetivo. Para algunos está por delante la satisfacción personal de hacer lo que les apasiona, de compartir sus experiencias o conocimientos, de experimentar nuevos campos, ​otros lo utilizan como terapia... Hay muchas posibilidades.

Pero tú que quieres vender ejemplares te preguntarás por qué no los vendes, así que a eso vamos.​

¿Por qué no vendes ejemplares de tu libro?

Pese a lo que pueda parecer, aquí se mueven muchos factores. Entre ellos podrían estar:

  • Que tu obra no enganche.
  • Que esté mal escrita.
  • Que tenga muchos errores.
  • Que no sea llamativo y no destaque entre los demás.
  • Que tenga una portada horrenda.
  • Que tenga pocos y/o malos comentarios de tus lectores.

He mencionado todo lo anterior porque no podemos ignorar también las causas más sencillas, e incluso lógicas, de que no vendas tus libros. Pero si dejamos aparcados esos posibles factores que estropearían una venta y damos por hecho que tu libro es un buen libro (opinión objetiva de una o varias personas, no que lo creas solo tú), deberías preguntarte varias cosas:

  1. ​¿Qué siento yo hacia mi libro? Es decir, me parece un buen libro, me gusta, no estoy convencido de alguna cosa, no creo en él o en su contenido...
  2. ¿El libro nació o se gestó como herramienta para sanar un proceso personal?
  3. En ese caso, ¿sanaste plenamente las heridas de tu vida personal o todavía falta algo por trabajar?

​Cuando ya no hay dolor y se puede hablar de ese momento traumático sin problema, sin venirnos abajo, es cuando ya hemos sanado esas heridas y nuestra energía recupera el equilibrio y la paz.

Deja que te cuente que para la mayoría de escritores, la pluma y el papel (hoy en día el pc) son sus terapeutas. Hacen las funciones de psicólogo, incluso a un nivel más profundo y efectivo. 

La escritura no es que sea adictiva porque sí, es adictiva porque algo dentro de nosotros reconoce que se siente bien haciéndolo, le permite desahogarse. Perdona por la expresión, pero es como un orgasmo; satisfacción y liberación para el alma. O, en este caso, para nuestras emociones.​

Si aquello que tu Ser necesitaba sanar no ha sanado por completo con tu obra, es probable que la venta de esos ejemplares sea mínima o inexistente. Y lo sé, no solo porque lleve trabajando en el campo emocional y energético desde 2009, sino porque lo he vivido con mis propios libros. En mi caso, a pesar de que pensara que eran buenos (por el mensaje que transmitían principalmente y ​a parte porque otras personas me lo decían), algo en mi interior tenía un conflicto, porque o bien no creía del todo en ellos, o bien no creía en mí. 

Dicho de forma más sencilla, es como cuando crees que a otros les puede tocar la lotería pero a ti no (aunque juegues). Esto funciona prácticamente igual, si no crees que te va a tocar, ¿para qué juegas? Y ahora es cuando tú respondes: "por si acaso..." En fin, esto es lo mismo.

Cuando está realmente sanada la situación no te pasa por la cabeza si vas a vender o no, directamente lo lanzas al mundo con confianza y con la misma confianza el mundo responde. Y esa confianza la consigues cuando ya está toda tu energía en equilibrio, cuando ha sanado el trauma o dolor que te estuviera afectando.​ Aquí tengo que decir que muchas veces ese dolor no es consciente (el 90% de las veces o más no es consciente). Ni siquiera sabemos que tenemos dolores o traumas (no tienen por que ser físicos) que están guardados en nuestro inconsciente y, uno de los motivos por los que no somos conscientes es porque suelen ser de un cierto tiempo atrás. Incluso la propia autoconfianza puede ser un dolor que impide que nuestros libros se vendan, porque al no creer en nosotros y ser ese libro una extensión de nuestra energía, la esencia que le llega al comprador es la misma de tu bloqueo energético y, en consecuencia, no cala como debería calar en la persona que se ve tentada a comprarlo.

Si es por falta de confianza te propondría que te planteases si a ti tu libro te ha ayudado a sanar. Si es afirmativa tu respuesta entonces el libro tiene un gran mensaje y básicamente​ si a ti te ha ayudado, a tu lector (si tiene un problema parecido al tuyo), también le puede llegar a ayudar.

Ahora bien, ¿ya está todo sanado o quizá queda algo por sanar, limpiar o colocar? Para saberlo no hay nada como sentarte un rato con tu cuaderno y un boli, encerrarte en tu habitación o en un lugar tranquilo donde no te moleste nadie y dejar que salga lo que llevas dentro, enfocado, eso sí, a descifrar si te queda algo por sacar o ya solo son miedos atascados en otra fase del proceso del escritor. Habla con sinceridad contigo mismo, dedícate un tiempo, unos minutos, y si puede ser a primera hora de la mañana nada más despertar, mejor aún.

​Muchas veces esta parte inconsciente es la que impide que el libro llegue donde tú racionalmente deseas que llegue, y esa causa provoca que en consecuencia pueda incluso desconocer cómo promocionarlo o cómo llegar a tu público objetivo.

Y ahora es cuando te digo que detrás de cada cosa que hacemos hay una "maquinaria" inconsciente organizando todo. Tu mente racional es la última que se entera de lo que en realidad pasa. De esa forma, un buen día, cuando todo está en su sitio (energética y emocionalmente), es cuando aprendes a llegar a tu público objetivo, cuando sin hacer "nada" (consciente e inconscientemente) tu libro ser vende solo, cuando empiezas a recibir comentarios positivos de tu libro, a que la gente lo recomiende de unos a otros y demás.

4.   Como última pregunta que puede dar explicación a que no vendas tu libro, y ahora desde un punto racional, te planteo: ¿estás dirigiendo tu libro a tu público objetivo?​ Esta pregunta la he dejado para el final porque realmente es la única pregunta que se formula la gente cuando falla algo. Se plantean que el problema está en cosas que hacen mal o en cosas que no hacen. Nunca se plantean que pueda haber algo imperceptible detrás de sus actos y sus conocimientos que impiden alcanzar los resultados que ellos desean. La dejo para la última porque ahora, después de leer todo lo anterior, te puedes plantear esta cuestión teniendo en cuenta dos posibilidades:

1. Que ya hayas hecho el trabajo que quizá haya colocado todo lo que tenías que colocar dentro de tu inconsciente y por eso empiezas a recibir nueva información que sabes que puede impulsar las ventas de tu libro, como puede ser: cómo hacer promociones, cómo llegar a nuevos puntos de venta, cómo usar las redes sociales para que vendas más...

2. Que al leer esto, no busques las típicas técnicas de marketing (que además, muchas veces son técnicas que se conocen y que por X o no se aplican bien o, directamente, no se aplican. Excusas hay miles...). Sino que busques dentro de tu inconsciente dónde está la "herida inconsciente" energética o emocional que te está frenando a la hora de vender tus ejemplares.

Para finalizar me gustaría decirte que tener heridas, traumas o dolores tanto energéticos como emocionales a veces provoca que las ventas, o en general, el dinero no llegue como debería llegar. Pero, a veces, las más raras ocasiones, ocurre que al sanar un conflicto, dolor o trauma a través de nuestro trabajo​ lo que recibimos es todo lo contrario, abundantes ventas y/o abundantes ingresos. Pero claro, si estás leyendo esto es porque a ti te puede estar afectando el primer caso, la falta de ventas, no que estés preocupado por estar teniendo muchas ventas... 

En resumen...

  1. Nuestra energía afecta en nuestros resultados.
  2. Cuando no vendemos las cantidades que nos gustaría podría ser debido a que algo en nuestro inconsciente estuviera bloqueando esa energía de abundancia. 
  3. A parte del marketing y de enfocar tu libro a tu público objetivo, trata de analizar si dentro de tu inconsciente puede haber alguna herida por sanar que pueda estar afectando a esas ventas (como podría ser la desconfianza en ti mismo o en tu libro).


    ¿Lo compartes?

    Puedes dejar tu comentario más abajo.

    Muchas gracias y nos vemos pronto.

     

     

     

    Click Here to Leave a Comment Below

    A %d blogueros les gusta esto: