#5 CONSEJOS ANTES DE FUNDAR UNA ASOCIACIÓN

5 Consejos antes de fundar una asociación

La cuestión de hoy es:

¿Es recomendable hacer una asociación para dar visibilidad a mis trabajos literarios?

Y, en caso de que yo no cree una nueva asociación, ¿es recomendable formar parte de una?

¿Es fácil hacer una asociación?

Ayer mismo recibí un correo que desde luego no me esperaba. Un escritor se ponía en contacto conmigo para preguntarme sobre mi experiencia respecto al tema de montar una ASOCIACIÓN. Al parecer su intención es la de fundar una asociación junto con otros escritores para dar difusión a sus obras literarias en su ciudad y me pidió "consejo".

Hasta el momento no me había pronunciado al respecto después de la fugaz pero potente experiencia de montar una asociación, pero dado que hay una persona interesada en que se lo cuente, he pensado que esto le puede venir muy bien a muchas personas. Muchas personas que como este escritor y, como mis compañeros en su día y yo, pensamos que puede ser una buena idea.  Pero empecemos por la última pregunta:

¿Es fácil fundar una asociación?

Montar una asociación no es difícil. En primer lugar y en términos generales, solo necesitas un mínimo de tres socios fundadores, redactar los estatutos, crear una cuenta en un banco y, sobre todo, tiempo. Tiempo antes, durante y después de fundar la asociación: para organizar la estructura, para llevar los papeles, gestionar el funcionamiento, hacer reuniones, dar de alta y atender a los socios, llevar a cabo los proyectos que surjan...

Al margen del trámite legal, que ahí no me voy a meter (no es la finalidad de esta entrada), voy a contar lo que para mí es indispensable dentro de una asociación.

Cuando nos disponíamos a crear la asociación, había escritores que amablemente nos empezaron a avisar de la complejidad del asunto. (No por el tema legal sino por el tema personal). En una asociación se j​untan personas de todo tipo, escritores de todos los géneros, con ideales y principios aparentemente parecidos pero al final muy dispares. 

En nuestro caso, la extinta asociación que ni me voy a molestar en mencionar, la formábamos diez socios fundadores. Personas ilusionadas en un proyecto muy bonito. La idea era dar difusión a nuestras obras, poder reunirnos y compartir experiencias, dar prestigio a los trabajos de una gran cantidad de escritores, aparentemente anónimos, pero con mucho talento. Nuestro reto era dejar de ser "anónimos" ante el gigantesco mundo del marketing, de las grandes editoriales y de las grandes plataformas de venta o librerías. 

Sí, la idea era muy buena. Sin embargo, uno de los grandes "errores" que nosotros cometimos fue unirnos muchas personas que no nos conocíamos de nada.

Intercambiar cuatro mensajes o dos llamadas de teléfono o incluso un café, no sirven para conocer a una persona ni las verdaderas intenciones o propósitos que esta quiera tener. De manera que mi #CONSEJOnº1 es que antes de montar nada con nadie, aun siendo UNA ASOCIACIÓN SIN ÁNIMO DE LUCRO, dediques un tiempo para conocer bien a las personas con las que quieres emprender tu proyecto.

No hablo solo desde nuestra experiencia truncada, estoy hablando desde los avisos que nos llegaron en repetidas ocasiones de muchos escritores que lo habían intentado y que vieron como su proyecto se venía abajo. ("Hay mucho ego" decían algunos mensajeros).

Otro fallo fueron las prisas. Había tiempo de sobra para hacer las cosas pero al parecer había quien tenía interés con que todo se hiciera muy rápido. Eso generó mucho estrés dentro de los que éramos socios fundadores. Parecía que íbamos a apagar un fuego, como si nos fueran a quitar algo. Fue una energía que desgastó mucho porque hay que recordar que una asociación es una agrupación de personas sin ánimo de lucro, es decir, para muchos no es que fuera un hobbie pero sí era algo complementario. No era lo principal. Muchos tenían que combinar el trabajo personal con el trabajo de la asociación y, por lo menos al principio, requiere de muchas más horas de las que aparenta. Por tanto, el #CONSEJONº2 es hacer las cosas con calma, aunque requieran un par de meses más.

Otro gran patinazo, que no error, y una vez más partiendo del punto anterior (que no nos conocíamos entre nosotros), fue ver que había personas con distintos intereses a los de la mayoría. Es decir, cuando montas una asociación sin ánimo de lucro, es precisamente para dejar al margen el lucro directo. Me explico. La unión de todos nosotros era para dar visibilidad a nuestro trabajo y, con el tiempo, posiblemente generar más ventas (eso es lucro, sí). Pero sigo. En nuestro caso las ideas parecían estar entremezcladas y eso nos perjudicó. Había quienes deseaban crear un negocio dentro de la propia asociación (dar servicios de pago) y eso generó discrepancias.

#CONSEJOnº3 Si la idea inicial es generar un negocio para los escritores, para dar servicios del tipo que sean lo mejor es que directamente barajes la posibilidad de crear una cooperativa. Sabemos que las cooperativas requieren otras condiciones y una inversión mínima de 3000 euros, pero si lo que deseas realmente es montar un negocio (que es muy lícito y no tiene nada de malo) es conveniente barajar otras alternativas empresariales que no generen especulaciones ni ambigüedad dentro del resto de socios. 

Entonces llegamos a la pregunta en cuestión:​

¿Es recomendable hacer una asociación para dar visibilidad a nuestros trabajos literarios?

Cuando hoy me preguntan si es recomendable hacer una asociación para dar visibilidad a los trabajos literarios, me cuesta responder. Creo que las asociaciones bien montadas pueden ayudar a esa finalidad que todo escritor tiene, la de que te lean, que conozcan sus trabajos y, ¿por qué no?  vender libros.  Generalmente el escritor que siente y desea ser escritor desea vivir dedicándose a eso y si no ingresa dinero con sus libros me temo que el aire todavía no paga las facturas. No es nada malo decir que deseamos vender porque deseamos seguir escribiendo.

En cualquier caso, si tu deseo es fundar una asociación, genial, pero creo que debo darte otro consejo. El #CONSEJOnº4 es que las personas que vayáis a levantar la estructura de la asociación seáis pocos y bien avenidos. Que os conozcáis, que os llevéis bien, que tengáis los mismos intereses, las mismas pretensiones y los mismos principios. Es fundamental el tema de los ideales y los principios, que sean lo más semejantes posible y que vayáis en una única dirección porque sino, es muy probable que las discrepancias derrumben el proyecto. 

Formar parte de una asociación ya creada

Llegados a este punto, siempre está la alternativa de formar parte de una asociación que ya esté creada en tu ciudad. Yo personalmente, después de la experiencia no he vuelto a pensar ni en montar una asociación ni en formar parte de ninguna. 

Lo más positivo de todo aquello, a parte de la experiencia que ganamos en ese área, fue que después de que se viniera abajo la asociación, por fortuna antes de formalizar al 100% los trámites legales, empezamos a conocernos realmente unos cuantos de los que la formábamos y desde entonces hemos permanecido en contacto. Ahí ha sido donde realmente hemos encontrado apoyo unos en otros para hacer colaboraciones (sin necesidad de pertenecer a ninguna asociación), ayudarnos entre nosotros, planificar cosas conjuntas y demás.

Esto me lleva al #CONSEJOnº5: Si la idea de montar una asociación es única y exclusivamente la difusión, el marketing, hacer reuniones y encuentros con otros escritores y presentaciones de tus libros, debo decir que todo eso se puede hacer sin tener una asociación. Al menos mis colegas y yo lo estamos haciendo así y nos está yendo muy bien. Incluso mucho más relajados.  

Para que una obra llegue al lector hay que hacer marketing. Y los resultados, si tienes una buena obra que lo respalde, llegarán progresivamente. 

Debo decir a modo de crítica, y espero no desviarme mucho del tema, que en este gremio (como en cualquier otro), se encuentra muy arraigada la competitividad y los egos. Muchos escritores pensamos que por tener un solo libro en el mercado, que por llegar a los primeros puestos de ranking de los más vendidos de Amazon, o que por tener más de veinte comentarios positivos, nos vamos a comer el mundo, somos los mejores, los más talentosos y los demás están por debajo de nosotros. Craso error. En este mundillo, como en cualquier otra profesión o en cualquier otra área en la vida, debemos aprender a potenciar el trabajo en equipo, alegrarnos por los logros ajenos y apoyarnos en medida de lo posible unos a otros (cada uno como pueda, como más cómodo y efectivo le resulte o como le salga del corazón). Yo, en mi caso, he tenido la gran fortuna de encontrar ese apoyo y esa ayuda de la mano de otros escritores. He podido comprobar cómo escritores "rivalizando" por los primeros puestos del concurso literario de Amazon #ConcursoIndie2016, se han apoyado y han hecho marketing para sus supuestos rivales. Eso es apoyo y el futuro al que debemos dirigirnos.  

En resumen:

  • Asegúrate de conocer a las personas con las que te quieres asociar.
  • Haz las cosas con tranquilidad. Nadie te va a quitar el caramelo.​
  • Define los objetivos que tienes y cerciórate de que todos tengáis las mismas intenciones.



Si te ha parecido útil, compártelo. ¡¡Gracias!!

Click Here to Leave a Comment Below

A %d blogueros les gusta esto: