12 Beneficios de Estructurar el Trabajo

Holaa!!

Hoy me he levantado pensando en la de cosas que tenía que hacer, y como todas las mañanas me he sentado a meditar y a organizar el día.

Aunque es algo que hago habitualmente, hoy me he dado cuenta de la verdadera importancia que tiene estructurar tu día a día y de que son pocas las personas que se paran a hacer este trabajo. 

Si tienes un gran objetivo o un sueño, tendrás que trabajar día tras día para poderlo convertir en realidad. En el fondo, nuestros sueños son como las construcciones arquitectónicas, sin una buena estructura, el edificio o no se construye o se puede caer.

En esto pasa lo mismo. La falta de estructura puede provocar que te pierdas o te tuerzas de tu rumbo soñado. Así que, como puedes ver, lo primero que tendremos que tener claros son nuestros objetivos a corto, a medio y a largo plazo. Una vez que sepamos esto deberemos trazar una hoja de ruta hacia esos objetivos. Dicho de otra manera, es necesario que tengas definidos tus objetivos para que tus acciones tengan sentido y estén en coherencia con lo que quieres conseguir. Da igual si ese gran sueño va cambiando por el camino. Lo importante es tener claro lo que queremos e ir realizando acciones que nos acerquen a él.

De manera que si ya tienes definido tu gran objetivo, de alguna forma tendrás que tenerlo muy presente y encaminar tus pasos y acciones hacia ese objetivo.  Ya sabes que un gran sueño no se consigue en dos días.... razón de más para que lo tengas presente y crees una estructura de trabajo que te permita alcanzarlo. 

Dar estructura a tu trabajo significa fraccionar tu gran sueño en pequeños objetivos para irlos desarrollando y completando poco a poco.

Click to Tweet

Beneficios de Estructurar tu Trabajo

Ya lo estamos comentando. Ejecutar nuestras acciones entorno a una estructura nos va a traer múltiples beneficios en nuestro trabajo. 

7 BENEFICIOS PROFESIONALES de planificar tu día a día...

Te va a permitir:

  • Tener presentes los objetivos que te has marcado, para seguirlos y no desviarte de tu propósito.
  • Ver si actúas con coherencia entre tus acciones diarias y tus objetivos a corto, medio y largo plazo.
  • Darte cuenta de tu grado de compromiso con tus micro-objetivos, y por tanto, con tu gran objetivo. (Ya que verás si sigues tu propio plan o no).
  • Te sirve de guía para no desviarte de tu camino y hacer frente a tus miedos o resistencias.
  • Recibir información personal. ​Al estructurar esos micro-objetivos, vas a saber cuándo empiezas, cuándo acabas, las horas que te llevan realizarlos, el esfuerzo... Cómo te has sentido... Si te gustan esas actividades/oficios realmente... Si te habías marcado unas expectativas... Si deseas especializarte más en esas "pequeñas tareas"... Si hay cosas que son necesarias hacer pero es mejor delegarlas a otra persona que lo haga más rápido y con mejor calidad.
  • Hacerte consciente de lo que quieres y de las acciones que tienes que ejecutar para conseguirlo.
  • Te ayuda a abandonar la procrastinación ya que son muchas las veces que nos liamos con cosas que "son urgentes" y dejamos de hacer aquello que realmente es importante.​ A veces lo hacemos simplemente porque nos sentimos más cómodos, o porque nos gusta o porque es lo que conocemos. En cualquier caso, fijar una estructura te va a ayudar a hacer las cosas según el grado de prioridad e importancia que tengan, dejando un hueco muy pequeño a las excusas.

5 BENEFICIOS PERSONALES de planificar tu día a día...

​Ser consciente tanto de tus prioridades como de tus actitudes. En este caso, ser consciente de si te escabulles o eres responsable, y aunque te de pereza o miedo sigues, adelante y lo que tienes que hacer para alcanzar tu gran objetivo.

​Ser ordenado. Es una de las mejores formas de poner en orden tus ideas, tus preferencias y tus objetivos, y planificar tu actuación con mayor efectividad.

Te ayuda a ser constante. Algo que empiezas hoy, como buen profesional que eres, lo quieres ver acabado. De esta manera, generar una estructura para tu trabajo, te va a permitir ir cumpliendo con esos micro-objetivos que tú has programado, porque cuando estableces algo por escrito es más fácil hacerte responsable de ello y no se pierde en una maraña de pensamientos. La estructura te va a informar de por dónde te encuentras en cada momento, y además te va a permitir ver que cada vez estás más cerca de tu meta, y eso, es un gran aliciente que te anima a seguir siendo constante. 

​Ser efectivo. Crearte una estructura te ayuda a saber por dónde vas y te ayuda a no perderte en distracciones que no llevan a ninguna parte. De manera que estructurar tu trabajo te convierte en una persona más efectiva porque evita la perdida de tiempo, y los frustrantes rodeos o los despistes.

​Satisfacción. Al final del día, o del mes, o del periodo que te haya llevado cumplir ese objetivo, puedes valorar todo el trabajo que has sacado adelante, y eso te permite sentirte bien. A pesar del esfuerzo, del tiempo que te ha llevado o las dificultades que hayas tenido que afrontar, has cumplido con tu meta, ¡lo has conseguido! y eso da satisfacción y te carga las pilas para ir a por el siguiente objetivo (ya sea grande o pequeño). 

​Cómo estructurar el día a día

Antes de empezar cada día, lo mejor es planificar lo que voy a hacer en ese día. O al menos, las cosas que querría hacer (ya que a veces pueden surgir contratiempos). Cada mañana repasa tu plan y si puedes hacer una estructura para una semana o un mes entero, mejor.

1.- Escríbelo siempre. Lo que está escrito permanece ahí y no cae en el olvido. ​

2.- Cada vez que anotes alguna actividad plantéate si te va a acercar a tu verdadero Super-objetivo o sueño.

3.- Consigue una agenda. Ya sea digital o de papel. Pero haz que esa agenda sea tu compañera de trabajo.

4.- Apunta todas las actividades en tu agenda personal. Estima el tiempo que vas a tardar con cada una de las actividades y deja un hueco más (ya que la mayoría de las veces, cuando se trata de hacer algo o de llegar a algún sitio, solemos calcular de menos y luego vamos con prisas o llegamos tarde). Ya sabes que las prisas no son buenas... Una cosa es tener estructura y otra cosa auto-agobiarnos con los plazos. Debemos llegar a un punto medio entre ser constantes y responsables, y trabajar sin agobios ni presiones. Estamos trabajando para nosotros mismos y no nos queremos convertir en nuestro propio auto-jefe inaguantable... Es decir, flexibilidad.

5.-​Lo dejo para el final pero es de lo más importante. Lo PRIMERO de la agenda debe ser LO IMPORTANTE. Y lo importante suele coincidir con cosas que nos dan pereza, que nos dan miedo, que posponemos una y otra vez....Tenemos que hacer primero lo más importante, y ya habrá tiempo para hacer las demás cosas que falten.

Así que recuerda...

>>> Antes de dar cualquier paso, identifica hacia dónde quieres ir, sino... ¿qué sentido tiene lo que haces?

>>> ​Hazte con una agenda donde puedas anotar las cosas importantes.

>>> Apuntalo todo y da prioridad a aquellas actividades que son importantes, aunque coincida que son las te dan pereza, o incluso que te hacen sentir incómodo. Curiosamente, son las que mejores resultados te van a traer tanto personal como profesionalmente.

En definitiva, el ritmo te empuja inevitablemente a moverte hacia algún sitio, de manera que haz que sea hacia donde verdaderamente deseas ir.

Cumpliendo con una buena estructura de pequeñas metas intermedias, te irás acercando a buen ritmo hacia tu sueño.

Ya me contarás cómo te va con tu estructura.


¿Lo compartes?

Nos vemos la semana que viene 🙂


Click Here to Leave a Comment Below

A %d blogueros les gusta esto: